Libertad de actuar y disfrutar plenamente

LGBT e Cuba
August 31, 2017
Did the Early Modern States Really Bring Religious Freedom?
September 1, 2017

 

Auberon Herbert

Este extracto es parte de un discurso pronunciado en 1880. Fue publicado originalmente en Libertarianism.org y traducido por José Fernando Orellana Wer, Coordinador Local de EsLibertad Guatemala

Artículo publicado originalmente el 17 de enero del 2016
♦♦♦

Dado que un hombre es el juez de su propia felicidad, y debe dirigir sus esfuerzos de la manera que él lo desee, tiene derecho a recibir la recompensa completa de esos esfuerzos. A excepción de la defensa de la libertad  misma, que es necesario para mantener el mantenimiento de la recompensa, ningún hombre o grupo de hombres puede legítimamente intervenir o interceptar cualquier parte de la recompensa.

   Es un hecho que los gobiernos -que tienen los últimos en reconocer los derechos- no tienen escrúpulos en esta materia y no dudan en servirse a sí mismos de los recursos de sus súbditos , ya que en gran medida los consideran necesarios para la promoción de todo Y cada tipo de objeto, que o consideran que es deseado por una parte influyente de la nación, o tienen motivos personales para desearlo.

   Son pocos los hombres que sostienen que las acciones de los gobiernos se fundan en derechos  y también son pocos hombres, dentro de los cuales buscan los fundamentos de los derechos en las costumbres existentes y expresiones actuales, que aceptan la voluntad de la mayoría como una sanción Para arrebatar de un hombre lo que ha ganado por sus propios esfuerzos.

   Puede ser un inconveniente, es una menudo uno en política, el reconocer la verdad; Pero la verdad es que si un hombre posee derechos, quiero decir derechos primarios -los derechos que pertenecen a la existencia humana, no creados por la mayoría ni la mayoría ni pueden ser privados del hombre de esos derechos. Hacerlo, podría abolir la palabra “derechos”, propios de cualquier lugar civilizado.

   Para reanudar el argumento, una vez que este derecho se conceda -este derecho de acción libre y pleno disfrute- ¿qué sucede? Cualquier intento del gobierno para frenar a la gente de su propio bien, está condenado. Cada hombre debe ser su propio juez y nadie debe decir de qué manera ha de seguir su religión, dedicarse a su comercio, disfrutar de sus diversiones, o en una palabra, vivir parte de su vida. No eres tú quien deba protegerlo, ya sea de cuerpo o de mente. Para proteger los deberes de un hombre tomar de los recursos de otro hombre, y limitar la cantidad que este último, por sus esfuerzos, se ha ganado para sí mismo.

   Es imposible proteger a un solo hombre sin disminuir el resultado de lo que el perfecto goce de la libertad, que es el uso libre de sus facultades, ha traído otro hombre, y por tanto, sin tener en cuenta aquí el debilitamiento y la Destrucción de los efectos de la protección de la persona protegida, toda la protección por igual con todas las restricciones para la fuerza del gobierno, una disminución de esa libertad perfecta.

   Viene después de esto, salvo para proteger la libertad de un hombre de la agresión de otro hombre, es decir, para repeler la fuerza y ​​el fraude, esta última es la fuerza disfrazada, no se puede justificar las interferencias del gobierno en Los asuntos de las personas, ni por benévolas o filantrópicas que aparenten ser.

  Puede tener algunos casos que, por su propia naturaleza, no hay casos de los niños que se aplican a la ley y requieren una consideración especial, como, por ejemplo, la gestión de la propiedad, sabiamente o imprudentemente colocadas en manos de un gobierno. Yo de una vez reconocido: en estos casos no necesito ahondar.

   Pero teniendo en cuenta lo que el Sr. Spencer ha señalado, la imperfección de todas las definiciones humanas y que en el límite de cada división en el que ponen las existencias de cualquier tipo, ya sean físicos o mentales, hay un punto en el que es Imposible decir de qué lado de la línea de la cosa en cuestión se encuentra; Que no ha dividido el vegetal o animal, las cualidades de la mente, o incluso los antiguos opuestos, el bien y el mal, en cuadrados en blanco y negro, como los de un tablero de ajedrez; Pero que, sin embargo por completas y manifiestas que el punto de las diferencias hoy, en virtud de la raíz común que existe en las edades de mucho tiempo, también se basa en el otro en el otro Que se fije; Recordando esto

   Debes aceptar toda la libertad humana o renunciar a toda contundencia del razonamiento sobre la defensa de cualquier parte de ella. O bien es un derecho, sagrado en una parte como en otra, un derecho inteligible y demostrable, de lo que la justicia política y la igualdad política inteligible y demostrablemente descienden, lo de lo contrario sólo existe en el mundo como un lujo político, una moda pasajera, una conveniencia para la obtención de las ventajas económicas, que hoy es y mañana no lo es. O bien se trata a los hombres como seres responsables, con sus propias cargas y haciendo sus propias vidas, con pensamiento libre, palabra y acción, o se los tratan como materia política, que cualquier gobierno que puede ayudar a proteger y coaccionar.

   El cuchillo largo del cuchillo de largo es el collar de la fuerza en el mundo, ¿cómo ha fulminado la conciencia y el intelecto, cuando nos encontramos con la gran masa de hombres que han apoyado tal credo. La creencia en la fuerza, la disposición de la aplicación y la obediencia a ella, no hay más que las formas de un culto fetichista que aún queda entre nosotros. Escrito en casi todos esos corazones, aunque desconocido para los propietarios de los mismos, están las palabras “la fuerza hace bien”. Los que deseen escapar de esta superstición malvada y perniciosa, que desean destruir su altar, solo pueden hacerlo para su posición sobre principios claros e inteligibles; Sólo pueden hacerlo reconociendo que hay leyes morales que están por encima de nuestras relaciones humanas, leyes de las que no pueden apartarnos, Leyes que no pueden reconocer en un momento y pasar por alto en el siguiente para satisfacer las conveniencias de nuestro partido. Ningún esfuerzo independiente, ni el levantamiento de algunas personas contra algo malo que afecta personalmente, va a alterar la realidad actual de pensamiento en el mundo. Tiene que ser la batalla de principios: el principio de la libertad contra el principio de la fuerza.

   Con ligeras alteraciones, puedes tomar las palabras de Lowell, y leer nuestro propio significado en ellas:

No un hombre arriba y otro debajo, 
Nosotros decimos: derechos para todos; 
Para los ricos y para los pobres, para grandes y pequeños 
¿Ahora cuál es tu idea? 
Dios quiere que hagamos esta tierra, Juan, 
A través de mar y mar, 
Cree y comprende, Juan, 
El valor de ser libre. 
Viejo Tío S., supongo 
que el precio de Dios es alto, pero 
nada más que lo que el vende 
se mantiene en el tiempo; Y eso JB 
Pueden ellos aprender, como tú y como yo.

*Extraído de “Las opciones entre la libertad personal y la protección del Estado”, un discurso dado por Herbert a la Asociación de Vigilancia para la Defensa de los Derechos Personales, en Londres, el 9 de marzo de 1880.


Este artículo expresa únicamente la opinión del autor y no necesariamente la de la organización en su totalidad. Students For Liberty está comprometida con facilitar un diálogo amplio por la libertad, representando opiniones diversas. Si eres un estudiante interesado en presentar tu perspectiva en este blog, escríbele a la Editora en Jefe, de EsLibertad, Alejandra González, a [email protected]

Back to Blog