El liberalismo no es de derechas ni de izquierdas

Apply To ASFL Local Coordinators Training Cohort 1 2018/2019
April 16, 2018
Europe: Krypto-konference Ostrava
April 17, 2018

 

Agustín Navarro

Miembro del equipo de bloggers de EsLibertad y coordinador local de Estudiantes por la Libertad Argertina

 
♦♦♦

 

El nombre liberalismo causa confusión en muchas personas y más aun con la propaganda del socialismo y la social democracia quienes definen al liberalismo como neoliberalismo. Neo porque consideran que esto es una corriente del pensamiento de la derecha conservadora, lo curioso del caso es que, la auténtica derecha, ligada tanto a nacionalistas como a ciertos conservadores religiosos juzgan al liberalismo de seguirle la corriente a la izquierda en cuestiones sociales, de libertad individual, como también otros, argumentaran que una excesiva libertad económica, perjudicaría el bien común. Entonces, ¿Qué es y dónde colocamos el liberalismo? Veamos un poco más de cerca la cuestión.

   En primer lugar, considero al liberalismo, como la corriente de pensamiento que te exige reflexionar constantemente sobre tu proyecto de vida, aquello que forma tu identidad sobre qué quieres y esperas de la vida para emprender, crear y soñar. Considero que esto de emprender no siempre puede estar ligado a montar una empresa, de lo que se trata es de buscar aquello que te motive para dar lo mejor de ti, así sea dando la mejor clase en un auditorio.

   Pues bien, el liberal es ante todo un capitalista. Cree ante todo en la propiedad privada, pensando que su cuerpo es su propiedad y de él depende cuidarlo o modificarlo.  También lo es, porque ama su capital, no como un fin en sí mismo, más bien como un medio para alcanzar algo mejor (mejoras en su calidad de vida, en su entorno y en su producción). Por lo tanto, al liberal le molesta que toquen sus ingresos, ya sea con dinero forzado para sindicatos, impuestos o cualquier organismo que quiera apropiarse de una parte de su capital por imposición, no hay que considerarlo una mera avaricia, lo que sucede es que cada centavo ganado es el reconocimiento por su talento y trayectoria y necesita que se le respete.

   El liberal, es también defensor de la responsabilidad, porque como diría el pensador F. Hayek en su obra “Los fundamentos de la libertad” argumentando que La libertad y la responsabilidad son inseparables. Así como la responsabilidad, lo es también la racionalidad y su pleno uso, declarando su amor a los derechos individuales de vida, libertad y propiedad (John Locke). Estos derechos son inalienables (de todo gobierno) y globales (aplicable a todo el mundo).

   Estos derechos en la practica el Doctor Alberto Benegas Lynch (hijo) los expreso bastante bien declarando que liberalismo es;

 “el respeto irrestricto por el proyecto de vida del otro”.

   Este pacto tácito de respeto marca la tan disputada cuestión del individualismo, concepto semilla del liberalismo y esto para quienes piensan colectivamente, en términos de grupo, patria o pueblo es un choque. Porque el colectivismo cree a ciegas que la decisión de una persona puede perjudicar a todo el grupo o a toda una Nación. Cuestión que es cierta si aceptamos el colectivismo en su estado más puro, nuestras acciones se encuentran limitadas a lo aceptado, en muchos casos por uno solo, que es aquel gobernante que cree sabe lo que es bueno para el conjunto, el mejor ejemplo de esto, en un caso extremo lo encontramos en el libro “1984” de G. Orwell mostrando una tiranía donde la libre voluntad no existe, al igual que la intimidad y que el Estado es tan poderoso que puede cambiar el lenguaje y las matemáticas si lo quiere.

   Solo bastaría con saber con qué grado de colectivismo se basa tu sociedad para saber cuán alejado está del liberalismo.  Pues aquí está el gran problema, tanto derechas como izquierdas son colectivas, la derecha, como aquellos que se consideran de centro, te pueden aceptar en parte el libre mercado, pero censura en muchos casos a quien piense diferente, persiguiendo a quien no siga las normas de conductas propias del conservadurismo, pues también tenemos que, por el lado económico en nombre del pueblo o la nación, incrementan su poder estatal para sus fines, llámese “seguridad nacional”, o facturando fortunas en obras públicas que son solo un maquillaje para mantenerse en el poder. La izquierda, rechaza el poco libre mercado que otorga la derecha, su sistema es más bien keynesiano o socialista neo marxista logrando profundizar aún más el colectivismo dividiendo a la sociedad entre Amigo y enemigo, un caso de esto fue Allende en Chile, Perón o los Kirchner en Argentina o lo que es Venezuela con los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro.

   Tampoco hay que confundir el progresismo de la izquierda en “Derechos Sociales” con el liberalismo, en cuestiones como el aborto, la identidad de género, o la habilitación de las drogas. El liberal cree que el Estado no le compete legislar esas cuestiones con diferencia del progresismo que cree hacer de esto, una política de Estado.

   Entonces… ¿Qué es ser liberal? Es estar por fuera del debate colectivista de las izquierdas y derechas, como también del feminismo, o del conservadurismo. Al liberal le importa cada individuo, porque nada vale si una persona es oprimida por las decisiones que toma un grupo, por eso el liberal toma conciencia de la importancia de limitar el poder del Estado cumpliendo funciones básicas. La cuestión de los derechos individuales es el respeto por la diversidad de culturas, para lograr consenso sin imponer una sobre la otra bajo un sistema de Republica y instituciones fuertes, solo así se podrá limitar el poder de toda autoridad y respetar la tan apreciada libertad individual.

 También te recomendamos leer: 


Este artículo expresa únicamente la opinión del autor y no necesariamente la de la organización en su totalidad. Students For Liberty está comprometida con facilitar un diálogo amplio por la libertad, representando opiniones diversas. Si eres un estudiante interesado en presentar tu perspectiva en este blog, escríbele a la Editora en Jefe, de EsLibertad, Alejandra González, a [email protected].

Back to Blog