¿Cómo hablar sobre las ideas de la libertad con otros?

El legado de la Antigua Grecia a la libertad: las máscaras de Sócrates
June 28, 2018
The First SFL Meeting In Mali
July 2, 2018

 

Jean Pierre Mora Casasola

Director Regional de Estudiantes por la Libertad Honduras, Co-Director Regional de Estudiantes por la Libertad Costa Rica y miembro del equipo de bloggers de Estudiantes por la Libertad Latinoamérica.

♦♦♦

No es un secreto que en América Latina las ideas de la libertad son frecuentemente rechazadas. Existe en la región una consistente oposición hacia las economías de libre mercado y entre los jóvenes es muy común que el capitalismo tenga connotaciones negativas.  Libertades individuales y sociales son violentadas en los países latinoamericanos de diferentes formas y distintos niveles.

   Sin embargo, el discurso liberal tan necesario en esta realidad, a veces pareciera no tener la potencia necesaria para calar en las personas. No porque las ideas de la libertad no sean buenas o no tengan argumentos sólidos que las respalden, sino que ocasionalmente se falla en la forma en que estas son transmitidas. A continuación, se presentan algunas propuestas para mejorar las tácticas que usamos al hablar con otros sobre libertad. Estas pueden ser discutidas, modificadas y preferiblemente mejoradas.

Discutir ideas, no personas:

Las ideas deberían volver a tener un papel preponderante por sobre las personas y las organizaciones. Si bien es cierto que nos podemos acercar a ellas gracias al ejemplo de uno de sus exponentes o seguidores, al final lo importante es que sean las ideas mismas, por sus propios argumentos, las que nos terminen convenciendo de que son las mejores para la sociedad. En otras palabras, se recomienda centrar el discurso liberal en las ideas mismas y no en señalar a quienes piensan diferente.

   De hecho, Estudiantes por la Libertad se define como una organización pro-libertad y no como una anti-socialista o anti-comunista, por poner algunos ejemplos. Es cierto que promulgamos ideas contrarias a muchos de los postulados de esas corrientes, pero eso no nos convierte en un movimiento “anti esas personas”. Si el enfoque está puesto en “combatir” las personas que piensan diferente, es muy probable que muchos se sientan ofendidos o bien pierdan el interés en escuchar sobre las ideas de la libertad.

   Hayek menciona en su ensayo “Los Intelectuales y el Socialismo” que muchos intelectuales del socialismo tienen buenas intenciones, pero que el problema son sus ideas. Es por eso que la clave está en discutir ideas y no personas.

Recuperar banderas acaparadas:

El discurso de la izquierda latinoamericana ha acaparado banderas como la defensa de los derechos humanos, la dignidad humana, la paz, la tolerancia, la lucha contra la pobreza, el arte, la cultura, entre otras. Sin embargo, desde el liberalismo hay mucho que decir, proponer y defender en esos temas. Si las ideas de la libertad conducen a sociedades más prósperas y desarrolladas no pueden pasar sin tener un impacto integral en el individuo.

   Se ha querido encasillar el liberalismo en temas económicos y sus defensores han perdido espacios artísticos y culturales. Siendo la libertad un concepto también filosófico, sería muy importante promocionarlo a través de las diferentes expresiones artísticas por ejemplo.

“La libertad política, económica, social, cultural, son una sola y todas ellas hacen avanzar la justicia, la riqueza, los derechos humanos, las oportunidades y la coexistencia pacífica en una sociedad. Si en uno solo de esos campos la libertad se eclipsa, en todos los otros se encuentra amenazada”.

-Mario Vargas LLosa

Darle un rostro humano a la libertad:

Frecuentemente, los tecnicismos y debates filosóficos acaparan la difusión de las ideas de la libertad, pero es muy poco probable que esa línea logre emocionar o sensibilizar a otras personas (clave en cualquier campaña de comunicación). En el punto anterior se mencionaban banderas como la de la lucha contra la pobreza y la dignidad humana, las cuales muchas veces no tienen protagonismo cuando se defiende el liberalismo. Sin embargo, las ideas de libertad tienen aportes muy valiosos en esos dos temas y otros de índole social y humanista.

   Aún se promueven discursos como que “los pobres son pobres porque son perezosos”. Es evidente que ese tipo de mensajes difícilmente le abran camino al liberalismo. Empero, se podría hacer énfasis en que el liberalismo dignifica al ser humano reconociendo su propio potencial para progresar en un ambiente de libertad. Es precisamente la base de esta propuesta darle un rostro humano a la libertad reconociendo que las sociedades más libres han logrado sacar a millones de la pobreza y dignificar la vida de muchas personas en el mundo.

Vivir el liberalismo, predicar con el ejemplo:

El liberalismo no tiene sentido si no se practica de forma personal. Si se habla del principio de no agresión, pero en el diario vivir se transgrede a otras personas o se intenta imponer ideas, será muy difícil que esa persona logre difundir efectivamente las ideas de la libertad. Esto porque para que un discurso tenga un impacto real debe ser coherente en todo los sentidos, incluyendo la vida personal de sus voceros. Incluso es muy posible que practicar la tolerancia, el respeto, el ejercicio responsable de la libertad, entre otros valores; sean una oportunidad para que otros se interesen en el estilo de vida de los defensores de la libertad.

Empezar por los acuerdos y los intereses:

Al compartir con otros sobre las ideas de la libertad es más fácil llamar la atención del receptor si se desarrollan temas en los que estos muestran intereses o cuando ambos interlocutores tienen coincidencias de partida. Esto quiere decir que los liberales pueden compartir muchas ideas de la izquierda y de derecha, o sea que habrán temas distintos de coincidencia como por ejemplo las libertades sociales con la izquierda o temas de competitividad con la derecha. Luego de desarrollar esos temas en común es más factible que se den oportunidades para exponer la importancia de la libertad como un todo indivisible, o sea de hablar de otras libertades.

 También te recomendamos leer: 


Este artículo expresa únicamente la opinión del autor y no necesariamente la de la organización en su totalidad. Students For Liberty está comprometida con facilitar un diálogo amplio por la libertad, representando opiniones diversas. Si eres un estudiante interesado en presentar tu perspectiva en este blog, escríbele a la Editora en Jefe, de EsLibertad, Alejandra González, a [email protected].

Back to Blog

X