Liberalismo y Democracia: Dos Caras de la Misma Moneda

Adam Smith es un autor especialmente registrado para ser el padre de la economía, así como el conocimiento hoy en día, alcanzando el culmen de sus teorías en “La Riqueza de las Naciones Unidas”, texto de todas las épocas y que siempre resurge como una suave brisa de franqueza para poder acercarnos al entendimiento de la realidad.


Luis xavier ávalos bozo

Coordinador Local EsLibertad Bolivia, Estudiante de Derecho y Economía


♦ todos los recursos

Sin embargo, existen muchos legados más que remanecen en las sombras en la prolífica trayectoria literaria del inglés, y entre ellos están “La teoría de los sentimientos morales”, libro básico e insoslayable, recordando que entre las cátedras que Adam dictaba que estaban: Economía política, jurisprudencia y teología natural. En él, la vida y la vida se explican, por supuesto, por lo que en la actualidad, por supuesto, en la mejor manera, por que, por otra parte, por el contrario, por el contrario. Respuesta más que la democracia.

A más de dos siglos de su célebre producción, el legado de Smith revolotea vertiginosamente sobre penumbras que implica un despuntar sobre la coyuntura de una Nación. Bolivia es, una vez más, el infortunado protagonista de una novela que parece no tener fin, ya que, después de 36 años de relación, pero con la democracia, el dèjá vu que rememora inexorablemente al penoso pasaje de las dictaduras de los años ’70 y albores de los ’80, reabre el cisma de los valores y principios de toda una sociedad y deja una pregunta tan elemental como irrisoria: ¿En qué momento comenzó a desvanecerse? Y, más aún, ¿Cómo recuperamos?

¿Qué es la luz en el ojo de la tormenta, después de la reminiscencia de Smith, para que no podamos esperar? alguien más haga clic en las cosas por nosotros, el desarrollo está en la voluntad autónoma y deliberada, el cambio se produce una respuesta, la respuesta es la respuesta. Para devolver el orden y el equilibrio.

La sociedad debe entender que caer en el discurso popular, tóxico y temerario, oculto en el socialismo del siglo XXI, es hundirse en una falacia ruina y destructiva, captadora de ilusiones y destructora de realidades. El socialismo captura las proyecciones de miedo, incerteza y angustia para el futuro en los sectores más ingenuos de la población y la creación de un enemigo interno inexistente, para mantener la ocupación, la lucha, el robo y la mentira Hacen ley sigilosa en el estado.

La coyuntura partidista pretende dividir en la opinión en izquierda y derecha, posturas que parecen tan lejanas e irreconciliables, pero que comparten un gen común: La libertad. Los principios fundamentales de la economía y la economía son las siguientes: la primera libertad en la supremacía de las libertades culturales y la segunda en la supremacía de las económicas, la libertad parcial, la libertad parcial, la otra parte, la mitad Se logrará el bienestar y se adjudicará triunfos y logros que casi siempre son cortinas de humo para la prosecución de la inestabilidad. No hay nada que se sepa. La razón y la historia hacen una prueba irrefutable de la realidad: la libertad no tiene los colores y la libertad.

Bolivia anda peligrosamente en la cornisa de la incertidumbre y lo único que se puede ver en el futuro más pronto, es decir, abrazar las ideas liberales, ya que, sólo en los espacios de libertad, se puede imaginar un futuro, uno de verdad.

Gorjeo


Este artículo se expresa automáticamente. Students For Liberty está comprometido con facilitar un diálogo amplio por la libertad, representando opiniones diversas. 

Back to Blog

X