Cuando disentir te convierte en un enemigo

Cuando disentir te convierte en un enemigo


El día que sepamos que el diálogo es cuestión esencial de la vida humana, no seguiremos condenados al colapso de la sociedad. El conocimiento de las ciencias es falible, provisorio, falsable. El hecho de reconocer la posibilidad de no tener razón, de aceptar nuestra radical ignorancia, de habilitar la instancia de cooperación intelectual, nos hará avanzar, en férreas discusiones pero en la garantía de la pluralidad; aquella que la violencia busca asesinar.


Brian Frojmowicz

Coordinador Local de EsLibertad Argentina


Negar el conflicto en la existencia humana es pecar de gran ingenuidad. Somos seres distintos. En tanto esa característica es parte (y es bueno que así sea) de nuestra esencia humana, es lógico que existan distintas visiones de la realidad del sujeto. Ahora bien, la lógica de construcción política tiende o debería tender a consensuar las visiones antinómicas por medio del diálogo. Sin embargo, los discursos de la violencia priman en nuestra vida.

Aquellos que apelan a la violencia en pos de la democracia no buscan anular la libertad sino que exhortan a una libertad superior. Marx ya decía que:


“Los comunistas no se cuidan de disimular sus opiniones y sus proyectos. Proclaman abiertamente que sus propósitos no pueden ser alcanzados sino por el derrumbamiento violento de todo el orden social tradicional. ¡Que las clases directoras tiemblen ante la idea de una revolución comunista! Los proletarios no pueden perder más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo por ganar” ( Marx, 1848)

Es decir, la búsqueda de futuro se basaba esencialmente en una destrucción de alguien denominado enemigo, en tanto burguesía como dicha categoría necesariamente opuesta a la lógica de existencia de un proletariado consciente de su explotación. La idea de proletariado en clave marxista tiene como condición sin equanon un opuesto comprobable por medio de las relaciones históricas-materiales de explotación.

Sin embargo, la clave de dicha teoría se basa en la plusvalía, de la cual no quiero gastarme en este artículo, pero presupone que el precio de venta de las mercancías es basado es su trabajo socialmente necesario, lo cual no explica entonces por qué un cuadro de Picasso hecho en un año vale mucho más si yo hiciera uno en 50 años, con todos los mejores materiales y los mejores equipos. Ahora bien, aquel que se opone a dicha teoría es tildado como cerdo capitalista o neoliberal (en versión moderna)

Lo mismo con otro tema. Cuando queremos hablar de déficit fiscal y apelamos a la conocida restricción de presupuesto. Es evidente que en toda casa, uno no puede gastar más de lo que le ingresa. Uno puede apelar a la tarjeta de crédito, a los préstamos, pero no sólo que tiene sus costes monetarios en términos de intereses futuros, sino que no es eterno. Ahora bien, cuando hablamos de los límites del presupuesto estatal, los estatistas, apelan a que somos descorazonados, liberalotes, enemigos del pueblo.

La antinomia es siempre beneficiadora de las hegemonías a imponer, pero destruye la unidad de la sociedad en torno a la democracia. En nuestro país, hace algunos años se hablaba de Patria o Colonia. Acaso que Argentina cumpla con sus compromisos de deuda era ser colonia? No sólo se reduce a eso, sino que el que disentía era enemigo de la patria. Quien asume el rol de conducción del Estado, no comprende los límites de su propio poder y busca subyugar a los que no piensan como la cabeza de Estado, oponiéndose al avance espiritual de la nación.

Eva Perón decía: Seremos implacables y fanáticas. No pediremos ni capacidad ni inteligencia. Palabra típica de un culto a la acción por la acción, de un seguimiento irracional a una autoridad y con la negación de la equivocación en tanto fanatismo acérrimo. Las certezas están dadas; no son discutibles. No se establecen hipótesis falsables y provisorias sino que facts, irrefutables. Lo más duro es que esa irrefutabilidad está garantizada por el poder coercitivo del Estado. Nótese los presos políticos en la época del gobierno peronista y el cierre de diarios.

En la actualidad, en la educación argentina, la palabra Neoliberal, es sinónimo de la maldad universal. Sodoma y Gomorra eran polluelos comparados con los inhumanos estudiantes de Chicago de MIlton Friedman, quien era el ejecutor universal de un plan que buscaba destruir las movilizaciones populares que canalizaban el odio hacia el sistema neo-conservador y capitalista, apoyado por las burocracias institucionalizadas de los sindicatos y empresarios. El párrafo anterior el resumen de la mentira institucionalizada en la intelectualidad argentina.

Por último, el referente de la movilización popular Juan Grabois, mesías de los pobres, envíado físico del trono de San Pedro y teórico del campo popular, apela constantemente al piquete y la paralización del tránsito porteño apelando a la necesidad de sus compañeros. Sus compañeros y sus necesidades valen más que la cantidad enorme de hombres y mujeres que no pueden llegar a sus trabajos, no pueden dinamizar la economía, etc. Dado que Grabois es heredero de corrientes que buscaban confluir un socialismo-nacional-cristiano, él propone más Estado para solucionar los problemas que son causados por ese mismo Estado. Grabois habla de control de precios, sin saber que la inflación en un fenómeno monetario. Pide más impuestos, cuando Argentina tiene la segunda mayor presión impositiva del mundo, quiere más regulaciones en el país donde regular se repite 18000 veces en la economía argentina. Dado que él es garante de la verdad del campo popular, tiene derecho a violentar la vida porteña.

El día que sepamos que el diálogo es cuestión esencial de la vida humana, no seguiremos condenados al colapso de la sociedad. El conocimiento de las ciencias es falible, provisorio, falsable. El hecho de reconocer la posibilidad de no tener razón, de aceptar nuestra radical ignorancia, de habilitar la instancia de cooperación intelectual, nos hará avanzar, en férreas discusiones pero en la garantía de la pluralidad; aquella que la violencia busca asesinar.


Esta publicación representa únicamente las opiniones  del autor y no necesariamente la posición de Students For Liberty Inc.  En el Blog de Estudiantes por la Libertad abogamos por el respeto a la libertad de expresión y el debate de las ideas.

Back to Blog

X