Efecto bilateral de la libertad de expresión

Efecto bilateral de la libertad de expresión.


“No hay una palabra que haya recibido significaciones más diferentes

y que haya impresionado los ánimos de maneras tan dispares,

como la palabra libertad”

Montesquieu


 

Indira Rojas

Estudia la carrera de Derecho en la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno.Fusionando sus intereses sociales y literarios escribió el ensayo “Efecto bilateral de la libertad de expresión” constituyéndose la misma en una herramienta que le permitió consolidar y sustentar su apasionante postura sobre la Libertad.


¿Alguna vez le ha sucedido que quiere dar una opinión acerca de algo o refutar a una persona de la misma sala, que parece sobrepasarle en conocimiento y autoridad, pero no lo hace para evitarse la posible vergüenza o burla de todo el público presente? Algo similar pasa con la relación Estado-Individuo y la privación de la libertad de expresión, sólo que las consecuencias en este último no son risas; sino coacción, sanción y en extremos el asesinato de dichos individuos por personas desconocidas que tienen el propósito claro: silenciar voces.

Planteando el caso de Sócrates (399 a.C) quien decía “Sería más fácil eliminar al sol del universo que privar a la sociedad de la libertad de expresión”, para posteriormente ser condenado a muerte por decir lo que pensaba.

Por ello me veo en la imperiosa necesidad de estudiar la libertad de expresión y comprender:

¿Qué tan importante es la libertad de expresión como para que el interés de coartarla esté presente desde hace siglos atrás?

La libertad de expresión, es actualmente un derecho que hace referencia a la capacidad de los individuos para articular sus opiniones e ideas a través de cualquier medio, sea oral, escrito, impreso, mediante internet o manifestaciones artísticas sin temor a represalias o censura alguna.

La Organización de la Naciones Unidas (ONU) establece que la libertad de expresión es un derecho humano y se encuentra plasmado en el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y afirma: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.

La libertad de expresión como un bien jurídico protegido necesita de un arsenal de herramientas para ser admitida como sólida, válida y garantizada, viene desde la libertad de articulación del contenido, los medios de expresión empleados y la necesidad de ir de la mano de otros derechos, como ser el derecho a buscar, recibir e impartir verdades propias. (Milton, 1941)

La libertad de expresión abarca dos grandes campos insustentables el uno sin el otro: Importancia en ámbitos personalmente introspectivos y la libertad de expresión en ámbito político y social, los cuales se detallarán a continuación.

LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN NECESARIA PARA LA SATISFACCIÓN INDIVIDUAL

La libertad de expresión de carácter individual, que sustente su necesaria presencia para la realización y plenitud del ser humano, resulta indispensable para revalorizarse a sí mismo como persona y revalorizar también la palabra “libertad”.

La libertad de expresión es la cúspide de toda una montaña de derechos humanos que la anteceden, la libertad de expresión nos manifiesta la calidad de derechos que poseemos y la calidad de mensaje que transmitimos es el nivel de información a que accedemos.

La expresión es la forma de declararnos humanos con una cantidad maravillosa e infinita de características que la acompañan, da lugar a seres humanos satisfechos, auténticos, dignos y consolidados. Sólo el sistema de las libertades individuales ha logrado crear el ámbito propicio para que cada persona desarrolle al máximo sus aptitudes. (Arenz, 1986)

Al contrario, la falta de libertad en general y de expresión en específico, provoca que una persona sea insegura, débil y miedosa, que podrá ser considerada no apta para actuar de acuerdo a sus intereses. Una persona sin manifestación de voluntad propia, es una persona nula que posee un manto de invisibilidad, pues el conglomerado de este tipo nos garantiza un rebaño sin mente ni dirección, atascada en el pasado.

De este modo la libertad de expresión es imposible concebirla totalmente garantizada, por más que esté contemplado en leyes o tratados internaciones; las garantías no valen nada, si los llamados a defenderla no la ejercen, confrontándose incluso a medidas impuestas de cualquier ente del que provenga y que su propósito sea coartar los juicios o expresiones de las personas bajo amenazas o justificaciones legales maliciosas, como ser:

Limitar la libertad de expresión, con la excusa de hacer prevalecer la seguridad nacional, tachar discursos por supuesta incitación al odio, extremismo violento o terrorismo, presiones económicas y excesivos formalismos para la difusión de contenidos de interés público, el uso generalizado y malintencionado de la palabra ‘discriminación’, las agresiones verbales y físicas contra periodistas o manifestantes y su posterior impunidad. (Núñez, 2018).

Son varios los casos reales donde el no respeto a la libre expresión prevalece, interpretando que los periodistas son los profesionales representantes y exigentes primeros (pero no los únicos) del derecho a la libertad de expresión, se menciona el ranking global de Reporteros Sin Fronteras[1] para pintar el panorama nacional; en el año 2018, Bolivia ocupa el puesto 110 en libertad de prensa sobre un total de 180 países.

Entre los sucesos más destacados y públicos que explica la fuerte caída de Bolivia en éste ranking, son los siguientes:En mayo de 2015, Enrique Salazar fue despedido del programa noticiero en que trabajaba, días después de haber tenido una fuerte discusión durante una entrevista con la entonces ministra de Comunicación Marianela Paco.

Durante las protestas de los discapacitados en La Paz, Jesús Alanoca de El Deber, fue detenido por la Policía y se le exigió borrar las imágenes que había grabado durante una gasificación.

Humberto Vacaflor, al recibir el Premio Libertad 2016 de la ANP, dijo que “En este momento la libertad de expresión en Bolivia está muy dañada, casi en el grado que se dañó en los gobiernos militares”.

Comparable a la concepción clásica, la cual sustenta que el poder público es la principal amenaza a la libertad de expresión y por tanto no es aconsejable que el legislador imponga limitaciones a la misma; pues debatir sus límites empobrece el intercambio de ideas y el proceso democrático.

LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN INDISPENSABLE PARA LA DEMOCRACIA 

La democracia, es un gobierno directo del pueblo basado en defender un sistema en que todos los ciudadanos, libres e iguales, pudieran llegar a manifestar su voluntad para lograr obtener un acuerdo común. (Rousseau, 1762).

La democracia es actualmente uno de los valores básicos y principios de las Naciones Unidas y defiende que esta forma de gobierno suministra un medio para la protección y el ejercicio efectivo de los derechos humanos (entre ellos el derecho a la libertad de expresión) plasmados en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que consagra una multitud de derechos políticos y libertades civiles en los que se basa la democracia efectiva.

Así mismo, en Bolivia se encuentra establecido en la Constitución Política del Estado, Código Penal, La ley de imprenta y algunos Decretos.[2]

Exigir el respeto, la vigencia y los mecanismos adecuados para el ejercicio de la libre expresión, (prestablecido ya en la normativa vigente) es deber de cada una de las personas que conforman un Estado.

Entonces, ¿De qué modo la libertad de expresión ayuda a consolidar la democracia efectiva de una sociedad?

  1. Permite la formación de opiniones sobre temas jurídicos, sociales, políticos, culturales, económicos u otros, a través de la pluralidad y diversidad de antítesis planteadas.
  2. Posibilita el desarrollo a la libre asociación (Los partidos políticos, los sindicatos, las sociedades científicas, culturales).
  3. Para que el ciudadano a la hora de valorar las opciones y/o ejercer el voto universal, esté lo suficientemente informado.
  4. Se constituye en un medio para opinar públicamente sobre deficiencias o carencias que se puedan detectar, y conseguir un funcionamiento eficaz de los servicios públicos.

El ciudadano es el protagonista dentro de su sociedad, por tanto todo Estado democrático debe interpretar y ampliar el derecho a la libertad de expresión; protegiendo tanto a los que critican al gobierno de turno, como de los que lo defienden, la permanente preocupación y lucha por preservar y ampliar la libertad de expresión, es lo que permite distinguir a una sociedad libre de un régimen totalitario, en el cuál, solamente pueden hablar los que apoyan al partido que está en el poder. (Fajardo, 2011).

Tal es la situación de Venezuela, denominado como país democrático según su propia Constitución, pero que permite el uso de armas a los efectivos policiales para reprimir manifestaciones, obviando el centenar de muertos a causa de esto; el problema radica cuando la violación del derecho a la libertad de expresión proviene de gobiernos donde el sistema democrático es solo una fachada.

¿Por qué la libertad de expresión de yo como individuo, tendría que verse interrumpida y amenazada por el cargo de un sujeto que cumple la función pública de servir al Estado de Derecho y sin embargo, atente contra lo prestablecido legalmente? Se desvía la perspectiva del problema, yendo en contra de la condición natural del ser humano y de los derechos inalienables de todos los individuos por la exaltación y frenesí del poder de algunos cuantos. No es al ciudadano común manifestando a quien se debe coaccionar o imponer reglas, más al contrario el freno debe rebotar a las altas instancias que no tienen nada de vulnerables y no permitir exigencias insensatas.

Por ello es menester incentivar la libertad de expresión mediante mecanismos que efectivicen su consolidación, consistente en proteger aquellas manifestaciones que cuestionen incluso el sistema democrático, controlar las posibles promulgaciones de normas que atenten las libertades individuales, rechazando la proliferación de tipos penales basados en la presunción y no en hechos, promocionar la lectura y el sentido de pertenencia con el lugar en que se habita y bajo las normas que se ampara.

La lucha por la libertad de expresión es continua y dinámica, con batallas ganadas, pero casi nunca con una victoria final; esa es la dialéctica en la que se mueve la sociedad y los derechos fundamentales de los individuos. Énfasis en que cada persona reconozca su capacidad cuando toma la palabra, pues posee una función crucial en el cambio y el desarrollo de su sociedad.

Es por ello la peligrosidad de la expresión sin tapujos: la amenaza a la visibilización de intereses ocultos o malignos de las altas esferas del poder.

Referencias

Arenz, E. (1986). Libertad: un sistema de fronteras móviles. Mar del Plata: Juan José Zúccoli.

Lovatón, D. (2011). ¿Cómo defender la libertad de expresión de todos y no matarla en el intento? América Latina en movimiento.

Milton, J. (1941). Areopagítica (Tercera ed.). (J. Carner, Trad.) México: Sociedad Interamericana de prensa y Fondo de cultura económica.

Núñez, C. Á. (10 de Junio de 2018). Impactos a la violación de la libertad de expresión. El Deber.

Rousseau, J.-J. (1762). El contrato social. España: Marc-Michel Rey.

Saavedra, M. (21 de enero de 2018). Entre la asfixia estatal y la autocensura, el estado de la libertad de expresión en Bolivia. Página SIETE.

[1] RSF es una organización no gubernamental internacional fundada en 1985, con sede en París-Francia, cuyo objetivo es defender la libertad de prensa en el mundo y, en concreto, a los periodistas perseguidos por su actividad profesional.

[2] Nota.- Bolivia es uno de los cuatro países de Sudamérica que no cuenta con una Ley de Acceso a la Información, aun cuando existe un Decreto que exige su realización.


Esta publicación representa únicamente las opiniones  del autor y no necesariamente la posición de Students For Liberty Inc.  En el Blog de Estudiantes por la Libertad abogamos por el respeto a la libertad de expresión y el debate de las ideas.

Back to Blog

X