El mercado somos todos

El mercado somos todos


Un pensamiento generalizado dentro de nuestra sociedad es considerar que el mercado solo se basa entre las empresas oferentes y las personas que demandan sus productos, que si no existiera un comercio como tal no podríamos hablar de las acciones del mercado, contrariamente a esta idea tanto la Escuela Económica Austriaca como la Escuela Monetaria de Chicago nos muestran que el mercado somos todos.  


Rodrigo Garcia Alvarez

Coordinador local, Estudiantes por la Libertad. Licenciatura en Negocios Internacionales.


Para comprender esta idea se mostraran tres ejemplos, uno generalizado y dos que se encuentran dentro del ambiente boliviano.El primero podemos encontrarlo en el mercado más pequeño que conocemos en de nuestra infancia, nuestra familia.

¿Cómo es posible que la familia sea un mercado?

Dentro de nuestra familia también existen oferentes y demandantes, dentro de la sociedad de los Estados Unidos existe la mesada concepto económico con el cual desde que uno es niño puede obtener ingresos, pero para la obtención de los mismos el niño debe realizar tareas dentro del hogar, incluso nuestra formación académica puede ser considerada como un intercambio comercial donde nosotros trabajamos como estudiantes y nuestros padres nos entregan un sueldo por el trabajo bien realizado, inclusive esta actividad tiene su sanción en nuestro salario cuando nosotros fallamos en una parte del contrato implícito, siendo un ejemplo reprobando una materia.

De esa forma comenzamos a comprender de qué manera se mueve el mercado, este pensamiento nos lleva a ofrecer nuestros servicios en tareas del hogar a otros familiares o familias cercanas a la nuestra que necesitan nuestros servicios.

El segundo ejemplo podemos encontrarlo con lo que llamo “El caso Panda”.

En Bolivia la heladería Panda existe desde el año 1988 formando parte de la infancia de la mayor parte de los jóvenes adultos de la nación. En el mes de junio fue difundida la noticia que indicaba que esta heladería cerraría por los altos costos sociales y la baja demanda de sus productos.

En este caso podemos observar cómo funciona la mano invisible de la cual nos hablo Adam Smith; todos los jóvenes adultos gracias a la nostalgia que provoca Panda iniciamos una campaña dentro de las rede sociales bajo el hashtag #PandaChallenge. Esta actividad tuvo un impacto tan fuerte dentro del mercado boliviano que varios locales de comercio siguieron la campaña por medio de promociones si uno presentaba las envolturas de los helados Panda.

El impacto que tenemos se mostró de tal forma que ahora la heladería no puede cumplir con la alta demanda de sus productos, pudo ser rescatada y los empleados conservaron su trabajo.

Para comprender el tercer ejemplo debemos preguntarnos.

¿Existirá otro sector que forma parte del mercado?

Debido a la precaria situación del país Venezuela, muchas personas se vieron obligadas a migrar a las naciones cercanas, Bolivia no siendo la excepción cuenta con una gran cantidad de venezolanos. Debido a la regulación laboral que existe muchos de ellos al igual que varios jóvenes bolivianos no pueden ingresar al mercado laboral, llevando a mendigar para obtener ingresos.

Esta actividad tuvo un resultado interesante dentro del mercado, un resultado digno de un análisis aun más complejo. Varios mendigos comenzaron a usar el mismo tipo de anuncios que los venezolanos, indicando que son migrantes que necesitan ayuda, ellos prefieren no dirigir la palabra para evitar que se identifique su acento, gracias a esa adaptabilidad también gozan de la empatía de las personas.

Otro ejemplo de adaptabilidad del mercado es la empatía que sienten las personas al observar a un perro o gato callejero, igual que en el caso anterior muchos mendigos notaron que los niños no generan la misma empatía que en el pasado, ahora ellos se encuentran en las calles con un perro o un gato para buscar que las personas suelten sus monedas por el bienestar de su mascota.

Es impresionante observar como personas no letradas comprender lo importante que son los mercados, como ellos o un niño entienden que deben adaptar sus actividades para obtener un beneficio económico., cómo un grupo de jóvenes nostálgicos pueden cambiar la situación de una empresa.

No olvidemos que la verdadera democracia se encuentra en el mercado, donde todos los días nosotros decidimos quienes serán exitosos y quienes no.


Esta publicación expresa únicamente la opinión del autor y no necesariamente representa la posición de Students For Liberty Inc. En el Blog EsLibertad estamos comprometidos con la defensa de la libertad de expresión y la promoción del debate de las ideas. Pueden escribirnos al correo [email protected] para conocer más de esta iniciativa.

Back to Blog

X