Violación a la propiedad privada: Desde la Unión Soviética hasta Venezuela.

Violación a la propiedad privada: Desde la Unión Soviética hasta Venezuela.


En un día lluvioso me encuentro con una entrevista en la que la escritora Alina Diaconu recuerda su infancia en Rumanía, cuando dicho país formaba parte de los Estados satélites de la Unión Soviética. Una de las tantas cosas que cuenta la escritora es como un día llegó la policía a su casa y decidió que tendrían que compartirla con desconocidos.


Daniela Araque

Coordinadora Senior de Estudiantes por la Libertad. Estudiante de Ciencia Política.


Esta política habitacional no solo fue aplicada en Rumanía sino también en Rusia, Orlando Figes, en “Los que susurran”, narra las experiencias de las expropiaciones y confiscaciones que se llevaron bajo las órdenes de los bolcheviques.

Y es que a medida que Moscú y Leningrado se fueron industrializando la situación habitacional se hacía cada vez más difícil, razón por la que el tipo de vivienda más común fuese el apartamento comunal (kommunalka), en las que varias familias tenían que compartir cocina, baño, living, inclusive teniendo una sola habitación para una familia entera. En el libro de Figes

Minora Novikova cuenta cómo fue su experiencia tras crecer en un kommunalka de treinta y seis habitaciones, teniendo que compartir su habitación con diez personas en un espacio de 12,5 metros cuadrados:

 

”En la habitación había una mesa, sobre la que dormía mi abuela. Mi hermano, que tenía seis años, dormía en un catre debajo de la mesa. Mi otra abuela dormía en el diván. Mi tía dormía en el suelo sobre un gran colchón de plumas, con su primo al lado, mientras que mi hermana, que entonces tenía dieciséis, mi primo de diez, y yo, que tenía once, nos acurrucábamos entre ellos como podíamos, no recuerdo bien cómo. A nosotros, los más pequeños, nos encantaba dormir en el suelo, porque podíamos arrastrarnos debajo de la cama de nuestros padres para jugar. Me imagino que para los adultos la situación no era en absoluto un juego.” (Figes, 2009)

 

Mientras tanto, los funcionarios que demostraran mayor fidelidad al partido eran premiados con apartamentos de lujo y duchas que les fueron expropiadas a los aristócratas, constituyendo así una nueva clase burguesa: la vanguardia.

Ustedes pensaran que capaz esto es algo temporal y geográficamente muy lejano, sin embargo no es así, desde hace el 2011 en el marco de la Misión Vivienda en Venezuela comenzó un proceso de expropiación de terrenos para la construcción de edificios comunales, proyecto que entre otras cosas resultó una estafa y pérdida de inversión pública.

Como la crisis económica no permite seguir construyendo más edificios y el sueldo de 2 dólares por mes imposibilita que muchos venezolanos puedan alquilar un inmueble, los seguidores del modelo soviético decretaron el “Plan ubica tu casa”, el cual cumple con la siguiente dinámica: los consejos comunales realizan un censo, le preguntan a las personas quienes viven ahí, cuántas habitaciones tienen, si el dueño del inmueble está dentro del país, etc. Con la excusa de “dar vivienda a quienes no tienen” se viola la propiedad de quienes durante años se esforzaron en construir su casa y que, huyendo del socialismo tuvieron que abandonarlas o dejarlas a cargo de un familiar.

De seguro me preguntaran ¿cómo es esto posible? Bueno, ya sé que en cualquier país normal en caso de que ocupen tu casa podrías ir apelar ante la justicia, pero eso solo se puede hacer en países donde la justicia es independiente del poder político no donde ya venció la dictadura del proletariado.

Por eso es importante frenar estos intentos de instaurar el socialismo, comienzan enfrentándose a los “cerdos capitalistas”, las primeras víctimas de las expropiaciones son quienes más tienen pero cuando va avanzando la hambruna, se va a permeando la crisis y ya no queda casi nada para repartir, entonces terminan apropiándose hasta de lo más mínimo: tu casa, una habitación, un pequeño espacio en el living, lo que sea.


Esta publicación expresa únicamente la opinión del autor y no necesariamente representa la posición de Students For Liberty Inc. En el Blog EsLibertad estamos comprometidos con la defensa de la libertad de expresión y la promoción del debate de las ideas. Pueden escribirnos al correo [email protected] para conocer más de esta iniciativa.

Back to Blog

X