La conquista de la libertad en Latinoamérica requiere de mano dura

La conquista de la libertad en Latinoamérica requiere de mano dura


El año 2019 ha sido de gran reflexión para aquellos que promueven y defienden las ideas de libertad. Aunque se vive en tiempos de paz relativa, mucho mejores que el medioevo y las constantes revoluciones que se suscitaron durante los últimos dos siglos, la segunda década del nuevo milenio no está exenta de sus convulsiones, unas que hacen reflexionar sobre los medios de implementación y mantenimiento del sistema de protección de la libertad.


Oswaldo Silva Martínez 

Internacionalista | Staffer EsLibertad


La primera aclaración que debe hacerse respecto de este escrito es que, aunque se lee intimidante, la frase mano dura no es una apología a las dictaduras militares ni a la violación de libertades individuales. Es mas bien un llamado de atención al liderazgo político y los aspirantes a posiciones públicas, sobre todo aquellos que comparten las ideas de la libertad: la lucha no solo es en el campo de las ideas, sino también dentro de las instituciones públicas, la aplicación de la ley y la firmeza al momento de ejercer el poder.

Cabe destacar que, aunque se deben guardar mucho las distancias, en Latinoamérica si parece haber despertado una primavera, aunque ésta, en realidad, sea una primavera roja.

El subcontinente ha experimentado convulsiones políticas atenuadas por demandas sociales. Si bien existe una queja por las condiciones de vida de los sectores mas vulnerables de la sociedad, el anhelo nunca podrá justificar los medios ni las propuestas. Una cosa es que se resienta el costo de la vida y los impuestos, y otra muy diferente es que se pretenda concederle al Estado mas poder sobre el ciudadano para garantizar una supuesta protección, y que la forma de hacer esa solicitud sea destruyendo bienes públicos y privados.

En ese sentido, se puede apreciar como en Ecuador se vandaliza para oponerse al levantamiento del subsidio de la gasolina, y en Chile se incendian sistemas de transporte como método de protesta por el alza de los pasajes. Mientras que sus presidentes -de origines ideológicos contrapuestos- ceden ante la barbarie y claudican en sus agendas.

Como consecuencia, se fuerza un retroceso a políticas públicas que al final iban a conducir a resultados positivos. Estos líderes políticos, aunque no auténticamente libertarios, buscaron implementar medidas que suponían un retroceso del Estado ante el individuo -alivios al mercado- pero fallaron en el intento. Parecieran imbuidos con el espíritu de un ex presidente venezolano, Rómulo Gallegos, altísimo intelectual que fue incapaz de sortear las vicisitudes políticas y terminó derrocado con apenas nueve meses en el cargo.

Sin embargo, en esta oportunidad no es la institución militar la que amenaza la estabilidad de los gobiernos ecuatoriano y chileno, sino mas bien la izquierda internacional institucionalizada. A saber, los movimientos socialistas domésticos con poderosos vínculos internacionales.

Sin duda alguna, Latinoamérica parecía en transición hacia un futuro más próspero y libre. El dólar como moneda de curso legal en Ecuador ha sido un gran colchón para esta economía y el poder adquisitivo de sus ciudadanos, solo les pesa la alta carga impositiva y las barreras para traer de afuera los bienes y la innovación que servirían de plataforma para comenzar a crear e innovar desde adentro.

Por otra parte, Chile exhibe con gala el puesto 18 entre las economías más libres del mundo (Heritage Foundation), es decir, Chile es de los veinte países donde las personas tienen mayor facilidad para crear empresas, generar riqueza y disfrutar del fruto de su esfuerzo.

Ahora bien, esas condiciones por si solas no hacen que una sociedad prospere. Se necesita tiempo y esfuerzo para lograr sistemas educativos, de justicia, de salud y transporte de calidad y eficientes, y eso es lo que lamentablemente se quiere interrumpir. Entre mas libertad tenga una sociedad, más surgirán las María y los José, quienes empezando con un pequeño abasto irán creciendo hasta tener un gran comercio, crear una franquicia o desarrollar una industria.

Lamentable como se lee, el liderazgo latinoamericano parece haber claudicado ante sus intentos por brindar las condiciones que permitan el florecimiento de sus economías y, con ello, el bienestar de todos los individuos. Bajo esquemas obsoletos de cálculo político e ineptitud en estrategias de comunicación política, han terminado por ser blandos con los enemigos de la libertad.

Habitualmente, los movimientos libertarios o pro-libertad en el mundo son recatados al momento de exponer e implementar sus ideas. Se tiene la tradición de la estirpe intelectual y el temor de ser asociados con la supuesta derecha opresora. Pero esto no necesariamente es así, la libertad pocas veces se ha conquistado con palabras y nunca se ha defendido efectivamente sin firmeza y coraje.

Latinoamérica se encuentra transitando momentos oscuros. Existe la real amenaza de volver a encontrarse con los socios del castrismo y el chavismo ocupando las máximas magistraturas de Chile, Ecuador, Uruguay y Colombia, como ya ha caído Argentina.

Afortunadamente, Bolivia parece no haberse dejado someter. No solo cuenta con ciudadanos aguerridos, sino con fuerzas de la ley negadas a consentir el espíritu dictatorial de Evo Morales. Sin embargo, tendrán que demostrar que están dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias y procesar a Morales por sus reiteradas violaciones a la constitución y las leyes.

Por último, pareciera que los libertarios latinoamericanos no encuentran aliados en el mundo dispuestos a dar la lucha en el nivel que demandan las circunstancias. Allá, en el primer mundo, las luchas son excepcionales y se configuran en aspectos normativos que, aunque valiosos, no son tan determinantes como la lucha existencial que se vive y se sufre en este rincón del mundo.

Los enemigos de la libertad están resueltos a mantener el poder y expandirlo. Así que, los luchadores por la libertad deben encontrar esa misma determinación para plantarse y no permitir la injusticia y la inmoralidad de entregar el futuro a una red de criminales que pretenden dictar el modo de vida de todos.


Esta publicación expresa únicamente la opinión del autor y no necesariamente representa la posición de Students For Liberty Inc. En el Blog EsLibertad estamos comprometidos con la defensa de la libertad de expresión y la promoción del debate de las ideas. Pueden escribirnos al correo [email protected] para conocer más de esta iniciativa.

Back to Blog

Leave a Reply

Your email address will not be published.

X